Reflexiones en torno a la moneda social y las ecoredes.

Compañeras/os de Segorbe, nos invitan a debatir sobre las conclusiones a las que han llegado sobre el nuevo movimiento que está surgiendo en torno a la Cooperativa Integral Catalana, las ecoredes y la proliferación de moneda social.

Si quieres opinar al respecto, puedes hacerlo en la caja de texto que aparece abajo, al final de esta página.

Crítica a las ecoredes para debatir.

Crítica a las ecoredes 2º parte.

Crítica a las ecoredes 3ª parte.

4 Respuestas a “Reflexiones en torno a la moneda social y las ecoredes.

  1. Antes que nada, quiero deciros que mi lenguaje es también franco, claro y directo. Y es así porque creo que es una de las herramientas imprescindibles para construir una sociedad diferente.
    Para mi lo importantes es como andamos el camino no tanto las metas que alcanzaremos, pues éstas, como utopías que son puede que no las lleguemos a vivir nunca, y sino lo hiciéramos así desperdiciaremos el don de la vida que nos toca vivir.

    Gracias por haber utilizado también un lenguaje leal y sincero, sino fuera por esto y por lo anterior, no os daría respuesta pues vuestro artículo solo es destructivo, no constructivo; no se molesta en mirarse primero el ombligo antes que las narices de los demás. ¿Es eso es ir de lo local a lo colectivo?, ¿ ayuda a construir comunidad?. A mi parecer golpea los puentes que los unen; por ello os pido que seáis consecuentes con vuestra búsqueda de soluciones basadas de lo local a lo comunitario. Donde primero hay que analizarse a uno mismo y luego mirar a los demás o por lo menos intentarlo, ¿ o no es así, queridos compañeros?

    LENGUAJEAR O LA CONSTRUCCION DE UNA REALIDAD CON EL EMPODERAMIENTO DEL LENGUAJE.

    Os voy a zarandear intelectualmente tan fuerte ( con mis ideas y emociones claro) como sea capaz, y no para derribaros, ni machacaros, sino, para intentar remover los corazones y las conciencias ( es lo que buscamos ¿no?), y porque al igual que vosotros pienso que es en este intercambio de ideas donde puede nacer el entendimiento para construir alternativas ( o como vosotras decís opciones positiva).
    Es evidente que el lenguaje es la herramienta con la que se define la realidad de la construcción del mundo, y es evidente que a quien primero define es a nosotras mismas por su utilización y manejo del mismo.
    Renunciar a palabras como comunidad, alternativas, España, etc que vosotros hacéis para utilizar otras como positivo o Península ibérica,¿ nos lleva a dónde?, ¿es un camino elegido , o dado por alguien?.
    ¿Cómo se come la utilización de términos como “este peninsular” en vuestro vocabulario/ideario?. ¿cómo se come utilizar una terminología propia de sistema centralista/facistoide con negación del Estado España?.

    Para mi, esta forma de actuar es lógica y fruto del sistema global donde vivimos y nos ubicamos las blancos europeos occidentales, es decir en nuestra cultura judeocristiana capitalista neoliberal del 2014 (queramos o no, nos guste o no). Nuestra cultura y forma de relacionarnos con la vida, se asienta en grandes contradicciones dialécticas, desde la base (crecimiento infinito en una Gaia finita), hasta las ideas más simples en boca de de defensores del territorio anticapitalistas derrocadores del sistema.
    Esto no buscar ser un ataque, de hecho nada más lejos de mi intención. Si que es una intento de poner el dedo en la yaga para que podamos discutir y llegar a propuestas compartidas.
    Esto es una reflexión para ir viendo cómo el lenguaje define y construye nuestra realidad, y nosotros los que impulsamos la moneda social estamos en ello. Haciendo, no sólo diciendo; pues decir se puede quedar en eso, en ideas al viento.
    Así hemos introducido en el lenguaje común de miles ( y digo bien miles) de personas cercanas a nosotros ( las más próximas, pues nuestras redes se construyen desde lo más próximo, familia, amigos, vecinos) palabras que no tenían como:
    -Moneda social ( y la posibilidad de autogenerarla colectivamente) frente a dinero
    -Trabajo al lado de empleo. El empleo es algo que te dan; el trabajo es la capacidad individual de hacer.
    -Empoderamiento (de todos los ordenes)frente manipulación
    -Construcción social frente desmembramiento social
    -Redes comunitarias frente a individuos aislados.
    -Local frente a multinacional
    -Ecológico frente a químico
    -Capacidad frente a incapacidad
    -Alternativo frente a establecido
    -Posible frente a no se puede hacer nada
    -Asambleario frente adoctrinamiento y/o imposición democrática

    Y cómo llegamos ahí: CON LA HERRAMIENTA DE LA MONEDA SOCIAL ECO.

    QUIENES SOMOS.

    Meterse con la Xarxa Local d’intercanvi Camp de Turia (Integrada en la Red de Redes de Intercambio de Valencia, la XXIV), por un comentario de un artículo, que no por sus principios , es agredir a un colectivo sin ni tan siquiera tener calidad ( constructiva) para hacerlo, porque no os habéis molestado en conocernos para poderlo hacer bien, con argumentos que nos hagan reflexionar sobre los que estamos pariendo.

    Antes que el colectivo Xarxa local d’intercanvi Camp de Turia, ya habían grupos del CES funcionado en les comarques centrals, de la Comunidad Valenciana, pero no iban ni han ido muy allá con la moneda social.
    Nacimos en una plaza, la del 15 M, en la puerta del ayuntamiento de Lliria, buscando como situarnos frente a la que pensamos segura autodemolición del sistema capitalista. Sintiendo que éste sistema está en sus estertores finales y necesitando protegernos y ayudarnos colectivamente.
    Buscamos herramientas: grupos de consumo, huertas comunitarias, moneda social …
    Sabemos que la prosperidad es inherente a la vida, siempre que no se la queden unos pocos, y queremos que esta prosperidad que se genera con la moneda ( el dinero también es moneda) sea gestionada y llegue a los responsables de construir la sociedad que somos tod@s.
    El dinero es el que sustenta el modelo neoliberal /fascistoide capitalista en estos momentos del 2014. El dinero es el pilar último. Si este pilar cae, el sistema se derrumba solo. Entendemos que el sistema se está autoengullendo así mismo por sus contradicciones dialécticas existentes en su base, ( joder morirá en la cama sin que nadie sea capaz de matarlo como a Paquito)
    Conocemos por la historia que los cascotes de los derribos de los sistemas sociales caen encima de los capas más desfavorecidas que son lo que están abajo: proletarios y lumpen. O como los llaman ahora los pobres.
    Si nos empoderamos de la moneda, podremos tener un calidad de vida mucho mejor mientras el sistema se autodestruye a la vez que le damos una patada ( lo más fuerte de lo que seamos capaces) en el pilar que sostiene a todo el sistema donde vivimos.
    Concebimos la utilización del CES, coma herramienta . Muy potente, pero herramienta. En ningún momento como un fin en sí mismo .
    Porque lo que estamos buscando con la moneda social es:
    – la construcción de una sociedad civil empoderada de sus capacidades: fuerza productiva , fuerza intelectual, fuerza afectiva, fuerza social. Una comunidad que tiene que cambiar sus esquemas de valores individuales para volver a lo colectivo, a la construcción de redes, a la confianza, al apoyo mutuo, a la solidaridad, a la fraternidad.

    Pensamos que los intentos de los grupos revolucionarios desde el siglo XIX, a nuestros días tenían como base un funcionamiento que se ha demostrado no ser posible en la práctica. Es decir: “tomemos el poder, cambiemos las leyes y la forma del estado y ya está hecha la revolución, y la transformación social”.
    Por ello ahora buscamos la transformación, ( que es una revolución sin cambios radicales, jajaja), primero que nada es individual, y luego colectiva.
    Pero si primero no es individual no lo será en lo colectivo.
    De lo local a lo global, también en lo individual, en cada corazón en cada mente, en cada acto de cada persona.
    Por ello es necesario cambiar el esquema de valores sociales, éticos y culturales que hemos dejado introyectarnos, y que hemos trasladado a en nuestros haceres/ pensares y sentires cotidianos durante décadas; y recuperando la capacidad de lo colectivo darle una vuelta más allá.
    Una giro que no es volver a cambiar dos sardinas por tres huevos, pues esto limita el intercambio a los que tienen sardinas y/o huevos; la moneda social lo lleva al nivel que cualquiera (tenga huevos o no) está en disposición de participar de lo colectivo, pues todos tenemos capacidades individuales productivas e intelectuales. Y ese es ya un gran logro de la moneda social:
    – ayudar a empoderar a los individuos de cada una de sus capacidad individuales de producción en lo social. Para volver al colectivo.
    No son pocas las veces que nos toca empezar a decir a las personas que entran y dicen :
    – “no sé hacer nada, o sólo se hacer de lo que estaba empleado, y se les dice: “tú si puedes esto u aquello y lo otro. Eres útil para el colectivo; date cuenta, eres capaz y competente. Te queremos a nuestro lado”.
    Camaradas del alto Palencia, esta es la base de cualquier revolución que se pretenda hacer, y no hay otra posible ( ojala otros colectivos y personas encuentres otras vías): la transformación individual para sumar al colectivo.

    Para cambiar la acción, hay que cambiar el pensamiento. Pero esto funciona mejor a la inversa , para cambiar el pensamiento primero cambiar la acción. Aunque ésta como cualquier otra circularidad se retroalimenta. Y esto porqué lo escribo:
    – Pues porque es muy fácil defender ideas anticapitalistas revolucionarios autogestionadoras , pero mucho más difícil consumir productos ecológicos locales, llevar ropa hecha por trabajadores no explotados, circular con medios públicos o en bicicleta, empezar a utilizar moneda social, ser asambleario respetando y haciendo tuyas las decisiones del grupo, empoderarte de tu lenguaje y tus acciones, …

    Las palabras/ideas son necesarias, y hasta imprescindibles. Los hechos dicen mucho mejor lo que piensas en realidad que cualquier palabra.

    Si quieres ser revolucionario pon un huerto, o mejor una huerta comunitaria, o mejor una huerta comunitaria que venda sus productos en moneda social.

    Los que pretenden manejan los hilos, saben hacen muchas décadas, que la realidad la define, la modela, la construye, el lenguaje, así que cuando empezamos a utilizar términos que incitan la movilización de conciencias y corazones, intentan descargarlos de contenido y hacerlos suyos para quitarnos el poder de generar realidades. Palabras como: “alternativos, ecologistas, verdes, ecológicos, decrecimiento”, son palabras nuestras creadas por grupos, personas comprometidas con el cambio. Aborrecer de ellas, es situarse en el lado equivocado de la calle, pues si te hacen saltar de un lado a otro de la calle continuamente y aceptas hacerlo, nunca la calle será de quien la ocupa, sino de quien te hace saltar.

    Cierto es que algunas veces la utilización de estos términos nos harían vomitar la primera leche que nos dieron, pero no por ello vamos a ir dejando huérfanas nuestras creaciones, porque otros las perviertan. Sé integro tú, y mira sin condena a tu vecino. Pues como te decía, este mundo nace de la contradicción y nadie estamos exentos de ella.

    Queridos amigas, nosotras ya estamos ahí, con huertas comunitarias que venden en moneda social, con agricultores ecológicos que venden sus productos a quien decía que no tenía ninguna capacidad. Atendiendo a quien lo necesita sin exigirle un pago inmediato de su compromiso. Confiando, poniendo, empujando, creyendo en las personas y sus capacidades.

    No sé cual será vuestro concepto de lucha y enfrentamiento. Para mi es este el camino de la transformación revolucionaria. No hay mayor lucha que empoderar a los individuos, a los colectivos, a los pueblos, a las comarcas.
    ¿Hay mejor lucha que aquella que derriba al enemigo transformándolo en amigo y sin “daños colaterales” ( que ya sabemos a quien les tocan)?. ¿Hay mejor lucha que aquella que transforma sin posicionarse en la antípoda de lo que pretende derribar, muchas veces sin analizar lo que nos aporta y lo que tenemos en nosotros de lo que queremos acabar?.
    ¿Hay mayor estupidez que considerase fuera del sistema capitalita y por ende no participante de él?. ¿Acaso te elaboras tu alimento, te tejes tu ropa, te educas a ti y tu hijo, te sanas a ti mismo, eres objetor fiscal? O todos participamos (quieras o no) de este sistema en colegios, hospitales, mantenimiento de religiones u ongs (religiosas muchas veces jajaja), pago de ejercitos y sus armas.
    Ser anti algo (sea lo que sea) nos ubica dentro del sistema del que decimos querer derribar y nos hace formar parte de la homeostasis necesaria para mantener el equilibrio del mismo, o lo que es lo mismo hacerlo permanecer inalterable.
    Por lo tanto ser anticapitalista es situarse dentro del sistema y dotarlo de los equilibrios necesarios para quizá hacerlo durar más de lo necesario.
    Nosotros queremos construir, no destruir nada. Participamos de la vida de la comunidad, y la queremos construir entre todos; empezado a generar nuevas relaciones de vecindad, de fraternidad, de solidaridad, de compromiso de transformación, de empoderamiento del lenguaje, de las ideas, de los hechos; sin ser anti nada; que cada palo aguante su vela. Y que el capitalismo se aguante así mismo ( si puede).

    DEBATIR VERSUS CONSTRUIR.
    GENARLIZAR VERSUS DESTRUIR..

    Generalizar suele provocar el error. Cuando lleváis el discurso a: los ayuntamiento son malos, por lo tanto si empujan la moneda social esta tiene que ser mala. Ayuntamiento malo, por ende moneda social mala. Esto es una argumentación simplista y hasta tonta, o a caso os hacéis cargo vosotros de vuestras basuras, de vuestra agua potable, de vuestras aceras, alcantarillados.
    Que tenemos que empoderanos de los ayuntamiento, por supuesto.
    Que para eso primero tenemos que transformar las mentes y los corazones de nuestros convecinos, inapelable.
    Que la mejor herramienta para ello es la moneda social, indiscutible.

    Decir que haréis vales para los intercambios , es no haber hecho vuestro el concepto de moneda social. ¿O que pensáis que es el ECO? Si no un vale entre nosotros para propiciar los intercambios .
    Que lo queréis llamar vale, en vez de moneda social. Pues bueno son vuestras palabras. Pero que sepáis que para nosotros el concepto es el mismo. Una forma de moneda social para propiciar el empoderamiento de los sistemas de producción en todos los ordenes, desde la base ¿ o no es así?. O dicho de otra forma ¿vuestra propuesta de trabajo futuro es que queréis ir donde nosotros ya estamos?.

    INTERNET.

    O el puto demonio que se ha cargado las redes sociales reales. Como ya he opinado la generalización no llevan a ningún sitio que permita construir casi ninguna vez.
    Para nosotros el CES y el uso del mismo es una simple herramienta, muy potente, que permite expandir, difundir, hacer uso de la moneda social y propiciar su crecimiento a un punto, que la comunidad se empodera de todas sus capacidad. Únicamente una herramienta, como un cuchillo para cortar pan.
    Por cierto una herramienta fantástica que los “poderosos” quieren acotar y los “alternativos” queremos “democratizar” construyendo redes alternativas que no puedan manejar.
    ¿Porqué decidimos en aquella cena en el parque de la bombilla de Lliria utilizar el CES e Internet para nuestra moneda social?.
    Por facilidad, es una herramienta impresionante, que permitía nacer de lo local e ir interconectándonos con otros grupos locales, nacionales, internacionales, y además nos ubicaba en el mundo global que queremos transformar. Pues el cambio local/ individual es imprescindible, pero necesitamos de la comunidad para existir, y ésta ha ampliado sus horizontes a toda Gaia.
    Y estábamos en lo cierto. Fueron apareciendo grupos locales/comarcales próximas a nosotros y nos fuimos conectando, agrupando, uniendo ideas y proyecto.

    La parimos como una herramienta, no como un medio en sí. Nuestros grupos no son la punta de lanza de la moneda social en España, sino la lanza entera en menos de tres años, somos mas de 1500 personas con más de 300000 ecos en intercambio. Que nos diferencia de los demás:
    Nuestros mercados, que nos convierte en una realidad tangible.

    La moneda social funciona cuando construye redes, cuando teje, cuando enlaza vecinos, cuando genera comunidad, cuando empodera . Por eso nacimos en la calle y a ella vamos cada 15 días y muy seguramente en breve cada semana. Los domingos nos juntamos e intercambiamos. Y no sólo eso sino que nos atrevemos a hacer comidas de hermandad, para conocer y compartir, para tejer y hacer con hechos. Una comunidad empoderada de los parques y de las calles. Ocupando la calle con alegría para comer, beber, vivir, disfrutar y generar vida ¿es eso hacer comunidad?
    Me repito: Escogimos el CES porque estaba hecho, no había nada más que empezar a utilizar. Era una herramienta transparente, versátil, y lista, no como un fin .
    Pero como herramienta que es pues tenemos mecanismo de seguridad para protegernos de su rotura, por si la herramienta se corrompe, o la destruyen. Tenemos otros mecanismos de información y funcionamiento:
    -asambleas locales, blogs informativos, listas de correos, contactos en los mercados quincenales. Asambleas interredes.
    POR ELLO, LA MONEDA SOCIAL DE LA XXIV ES EL ECO , SU HERRAMIENTA EL CES ( a día de hoy, ya veremos el futuro que depara)

    Por cierto ¿ cuantos huevos y sardinas lleváis vosotros cambiados? ( insisto, no son ataques son reflexiones para darse cuenta de donde estáis, para saber donde estamos, para incitar la acción y la reflexión)

    Nosotros llevamos ya unos años intentado construir algo al lado ( o debajo, o encima o detrás) del sistema capitalista, como veis intentamos recuperar prácticas comunitarias activas de conocimiento, de intercambio, de apoyo, de trabajo comunitario,…

    Decía el viejo revolucionario: Quien no aprende de la historia está condenado a repetirla. La historia nos dice que no hay una sola comunidad revolucionaria anticapatilista que haya podido sobrevivir, sin el sufrimiento de su pueblo , o sin transformarse en algo peor que lo que buscaba derribar.
    Las revoluciones han acabado aceptando casi cualquier método para llegar a la meta: “todo para el pueblo sin el pueblo. tomemos el poder, cambiemos la sociedad”. Y esos no son más que mecanismo homeostáticos del sistema capitalista para pervivir en estabilidad. Acaban convirtiéndose en aquello que detestaban, acaban muchas veces matando a muchos de aquellos revolucionarios.
    A mi forma de entender todas son bien intencionadas y se creen lo que dicen y buscan, pero se pierden en las metas y en las formas de conseguir las.
    Si tenemos que aprender algo de la historia revolucionaria es que esta se autodestruye a si misma, y a mi entender se autodestruye porque lleva su proceso dialéctico inscrito en su nacimiento aceptando que los fines justifican los medios y que lo que importa es conseguir la meta.
    Para la moneda social lo importante es vertebrar la sociedad, hacer comunidad, en cada instante, con cada intercambio, generar relaciones de fraternidad, de igualdad, de cooperación, relaciones horizontales, de forma asamblearia, forjando mentes y corazones libres.
    Y sabéis una cosa, cada vez que lo hacemos es nuestro y es algo que ya no nos puede quitar nadie.
    Empezar a definir nuevos lazos sociales basados en una nueva escala de valores sociales es algo que se hace desde lo individual a lo colectivo, pero también es circular y retroalimentado. De lo colectivo a lo individual; de esta forma también entran en la red de intercambio, personas descreídas de lo social, de las revoluciones, de lo colectivo, de lo comunitario y sin darse cuenta empiezan a volver a construir sociedad, relaciones nuevas, en cada intercambio local o peninsular ( jajaja).
    Eso es alguien que ningún estado ni transmultinacional nos puede quitar una vez aprehendido de nuevo en la mente y el corazón de nuestros conocidos/compañeros/amigos/camaradas de intercambios.
    Ese es nuestro germen que hará posible otra sociedad , esa es nuestra contaminación ECO que deseamos que contagie a todas , pero desde un contagio voluntario, decidido, buscado.

    EL PELIGRO DEL ECO SOMOS FUNDAMENTALMENTE NOSOTROS MISMOS Y LOS AMIGOS MÁS PROXIMOS.

    La más grande historia jamás vivida de la moneda social lo hizo Argentina con el arbolito. Una moneda social , dicen que hasta 5.000.000 millones de personas fueron capaces de tener calidad de vida cuando el corralito azotaba su territorio. Y desapareció. Dicen que si fue la CIA, que si el gobierno Argentino, que si la inflación del arbolito, que si los creadores…..
    Nunca podemos estar seguros que no hayan manos negras en el mundo que vivimos ( el que lo esté es que no sabe en qué mundo vive), pero acusar a otros de lo que nos ocurre es muy propio de la cultura capitalista/neoliberal judeocristiana. Yo pienso que gran parte de la responsabilidad de la caída del arbolito fueron los integrantes que permitieron que este se utilizara para especular, para cambiar arbolitos por pesos/dólares, que unos cuantos se erigieron en impresores de los arbolitos, se apropiaron de ellos, es decir reprodujeron el sistema del dinero oficial, con el arbolito. Llevaban el germen de su destrucción dentro de su creación. No fueron capaces de llegar a los corazones y mentes de los integrantes de los intercambios, para que estos pudieran seguir sucediendo sin necesidad de arbolitos, con otros “vales” ( o monedas sociales) generados por cada comunidad local.
    ¿Cómo intentamos nosotros protegernos de esto?: desde un primer momento hemos pensado que los grupos de funcionamiento tienen que ser pequeños, que alberguen pueblos, o barrios, y que se reagrupen dentro de una red de redes, porque lo que se busca es la construcción de la red . Para ello en un primer momento tuvimos que aceptar ICDT como entidad que agrupaba a todos los que querían empezar a funcionar con moneda social, impulsado a nuevos grupos locales, o haciendo particiones del ICDT conforme fueran creciendo grupos locales, Y así vamos haciendo generando comunidad conocida y reconocida del Camp de Turia salió la Ecored Chiva-Hoya de Buñol, y la comunidad de Intercambio Horta Sud.
    Lo importante no son los ecos ( o vales) sino la construcción de la redes, y éstas para que sean irrompibles tienen que ser tejidas en corto, pero para permitir el cambio global hay que entretejerse con otros ( las interredes), y así llevarlo a lo global.
    De momento para los poderosos ni existimos (eso esperamos), ni casi existimos para los que van a los congresos de moneda social. También decidimos que primero la acción local, luego la global, por eso no se le dio importancia a participar en esos encuentros de ideas, con pocos hechos.
    Tus hechos hablan mucho más de ti, de tu colectivo, que todo el discurso que puedas generar en tus labios o en tu papel.
    Es más, el próximo encuentro de moneda social de la Península Ibérica (sin Portugal) será aquí en Valencia, y nos han invitado a participar con una charla para que presentemos nuestro proyecto. Bueno creo que a día de hoy la XXIV es una realidad, los proyectos son otras monedas sociales que no tienen todavía ni personas ni sardinas, ni huevos. Todavía no tenemos la necesidad de hacer un congreso, todavía pensamos que somos un grano de arena en la playa del futuro que ya ha empezado a ser.

    CONSTRUIR LAZOS COMUNITARIOS. O CUANDO LA MONEDA SOCIAL LOS DESTRUYE.

    Nosotros lo hacemos con todo lo que os he contado:
    -moneda social, conocimiento directo, mercados abierto, asambleas abiertas , asamblea horizontales, acuerdos consesuados, blogs informativos, comidas compartidas en plazas y mercados . Lo hacemos con nuestros intercambios que son: ”te cambio tu grifo roto; que bueno está el pan que haces; ¡como me gusta la mermelada que me pásate¡; que buenos tus planteles vaya tomates que hemos sacado; menos mal que hay un osteopata en la red, que tengo la espalda jodida y no tengo un euro; cuido de tu madre mientras tu no puedes; te llevo aquí u allí que no tiene vehículo, etc. etc. etc.. ASÍ HASTA MAS DE 50.000 INTERCAMBIOS REALIZADOS YA.
    ¿Cómo van vuestro vales de intercambios?. ¿Cuantos panes de poya os habéis comido?.
    Y decís que la moneda social no genera lazos comunitarios. ¿ que los generas, artículos como el vuestro donde vuestra alternativa es generar vales, después de poner de acuerdo a la comunidad local en los medios de producción? .¿ Cuántas comunidades locales habéis puesto de acuerdo?. O esto es la gran excusa para no hacer nada. Excusa ( por si no lo sabeis) introyectadas por el sistema capitalista; o tiene más que ver con ideas de que como el otro no hace nada, pues yo menos, o como no lo hacemos tod@s no sirve de nada hacer nada hasta que no lo hagamos todas. Pienso que son síntomas de haberse comido el azuelo entero del pensamiento capitalista y no conocer ni que lo tenéis clavado en el cerebro dictando vuestras ideas. Menos mal que se que vuestro corazón está a la izquierda buscando caminos para construir realidades nuevas, y arrancarse el anzuelo.

    Esto no es un ataque personal, no hay descalificación de las personas, hay discusión de las ideas para buscar caminos conjuntos en la construcción de un espacio social comunitario donde nos empoderemos de los medios de producción de todos los ordenes.
    Un ataque personal ( propio de los sistemas manipulares para acabar con las minorías) es decir: “ que Sol Viollete es una moneda social que busca un sistema espiritualista ciudadanista que roza lo reaccionario”. ¿ Dónde están vuestros argumentos para decir esto?. Joder que hondo os ha calado el ideario/actuario capitalista, que funcionáis como ellos y ni siquiera sabéis que lo estáis haciendo.
    ¡¡ Por todas las revoluciones que hemos llevado a cabo durante más de un siglo¡¡¡. No reproduzcáis el sistema que decís necesitar que los demás hagan una critica total. Atacar las ideas, golpearla con todas la argumentación de la que seáis capaces, pero eso si con coherencia personal ( hasta el límite que la dialéctica/realidad permite claro), y con propuestas constructivas
    Quien se expone es digno de una respuesta. Pues nadie está en lo cierto. Pues nadie tiene la verdad absoluta. Invento de un mentiroso para manipular la realidad.
    Busquemos espacios comunes. Busquemos el cambio social. Haciéndolo y pensándolo. Debatiéndolo, y haciéndolo.
    Pero eso sí por Dios bendito, ofreciendo alternativas constructivas, no destruyendo con ataques sin argumento ni conocimiento de las propuestas más próximas y locales que existen de la moneda social.
    Y que nos quepa ninguna duda, os quiero a mi lado con vuestro vales para intercambiar con mis ecos, transformado la comunidad.
    Pero desde mi evaluación de vuestra propuesta os digo que si lo hacéis con el ideario que proponéis, me parece que no vais a ir mucho más allá de tomarse unas cervezas de alguna multinacional, que deseo sean al menos unos vinos en el casino del pueblo, y no en la cadena de turno.

    Salud y alegría

    Javier Rodrigo.

  2. Antonio Xarxa Local d'Intercanvi del Camp de Túria

    Reflexión sobre las Monedas Sociales.

    Amplia redacción que yo creo que va más allá de una reflexión, veo bastantes calificativos y bastantes referencias teóricas.

    En estas reflexiones se habla de muchos conceptos, sería largo y difícil (para mi) contestar a cada concepto, a cada reflexión o a cada calificación, muchas de ellas negativas.

    Sólo voy ha intentar aclarar el concepto de Moneda Social, porque me da la sensación que no está muy claro por parte de la persona o personas que han redactado las reflexiones.

    La Moneda Social, no es el soporte en el que se presenta. El CES no es una Moneda Social, no es más que un soporte, en este caso informático para su contabilización.

    La Moneda Social es un genérico que, por su forma, por las características de las personas o colectivos que la utilizan, por sus características propias, (su equivalencia, si se oxida o no, si se puede intercambiar por euros o no, etc…), como digo es un genérico abarca desde los Bancos de Tiempo, hasta las monedas impresas como el Sol Violette o el Chiemgauer alemán o incluso el trueque directo, los bienes o servicios que se intercambian también se usan como moneda, sal por gallinas….

    El trueque directo se ha utilizado toda la vida, pero tiene un inconveniente, quizá la persona que tiene gallinas no necesita sal.

    Desde los Bancos de Tiempo hasta la Moneda Social impresa se intenta evitar este inconveniente del trueque directo. En lugar de recibir directamente un bien a cambio de otro, o un servicio a cambio de otro, recibo un reconocimiento de mi colaboración con el grupo, por ese servicio que he hecho o ese bien que he prestado recibo una hora, una anotación que contabiliza mi “estado de colaboración” o una moneda impresa.

    En qué soportes se contabilizan estos intercambios?? Básicamente, anotaciones en papel, Bancos de Tiempo o SOL que utiliza cartillas, multitud de software, (como el CES) podría servir una hoja de cálculo, algunos Bancos de Tiempo también usan software, moneda impresa en papel…

    Como regla general

    Los Bancos de Tiempo usan la hora, o fracciones para anotar los trueques y tienen la limitación en la dificultad de valorar, sobre todo los bienes. Tu me enseñas a cocinar dos horas, pero yo sólo tengo bolígrafos para darte, cómo lo hacemos? cuantos te doy?

    El SOL utiliza una cartilla para cada persona usuaria en la que se anotan fracciones muy pequeñas de valor asignado a las cosas.

    En el CES y similares, se utiliza soporte informático en forma de aplicación WEB con las ventajas e inconvenientes que ello conlleva. Para la valoración de los bienes y servicios se utiliza la equivalencia con el euro.

    Estos tres tipos de lo que podríamos llamar “uso de la moneda social”, van más bien dirigidos a las personas usuarias.

    El SOL Violette o el chiemgauer, utilizan moneda impresa, con equivalencia al euro. Esta moneda impresa, necesita un gran respaldo de entidades, ong’s, etc.. Se pueden convertir a euros y van principalmente orientadas al uso en comercios y similares.

    Existen otras formas de uso y anotación de los trueques, mediante teléfonos inteligentes. También hay bancos que usan moneda social dirigida a empresas.

    Hay varios aspectos que hacen muy diferentes una monedas sociales de otras.

    No es lo mismo una moneda social que es generada por la persona usuaria (como el CES) o que la consigo cambiando euros por moneda social (como en las monedas impresas).

    No es lo mismo una moneda social dirigida a los comercios que otra dirigida a las personas como individuos.

    No es lo mismo una moneda social “diseñana, regulada, controlada” por una asamblea, que por un Ayuntamiento, o por un individuo que toma las decisiones a su parecer.

    No es lo mismo una moneda social cuyo coste de puesta en marcha es cero, a una moneda social con un coste, como las monedas impresas o las que utilizan últimas tecnologías.

    No es lo mismo teorizar…. que currar…..

    No es lo mismo una moneda social que no acaba de arrancar que una moneda social con 1500 personas usuarias y con 300000 ecos en transacciones.

    No es lo mismo un buen polvo que un rapapolvo…. (lo siento no he podido evitar hacer esta referencia a una canción de Serrat, jajajaja)

    Todas las herramientas que podamos utilizar tienen pros y contras

    Desde la Xarxa Local d’Intercanvi del Camp de Túria, por asamblea, se decidió utilizar el CES como herramienta… pero la moneda social somos todos y cada una de las personas usuarias, y después de dos años y medio de uso, ahí están los resultados.

    A nosotros también nos chirrían los oídos cuando escuchamos sobre algunas monedadas sociales, no lo he dicho bien… sobre cómo se gestionan algunas monedas sociales.

    No sabemos a donde llegaremos… pero vamos caminando.

    Gracias por la cita a la Xarxa en vuestras reflexiones, me costó localizar el texto citado en nuestro blog. Ya hay que tener ganas de leer y ganas de extraer ese párrafo, sin leer de donde viene, hay otros conceptos, acuerdos, normas de funcionamiento que consideramos mucho más interesantes. Estudiaremos una nueva redacción para esa cita.

    Saludos

    yo de pequeñito firmaba con una A dentro de un círculo, hasta que en profe me tiró de las orejas…. jajajaja

  3. Me parece genial y muy sano la critica.
    Manifestar que para mi el trabajo de crear grupos asamblearios de moneda social a servido para conectar a muchas personas en la red y que el CES es solo una herramienta de trabajo a la que no hemos encontrado sustituto y si lo hay, no han sido capaces de ponerlo en marcha o demostrar que sea mas efectivo.
    Es muy fácil criticar lo que hacen los demás y vivir de glorias pasadas pero si se quiere generar cambios se tiene que poner en la practica y demostrar que funciona y no solo para tu entorno si no que a de ser útil a la masa abstracta que se pretende adoctrinar con estos panfletos de barrio.
    E de decir que me canso de la marginalidad de los dogmas de algunas personas en la red social asamblea-ria que lo elevan a un intento de debate monocorde y poco fértil y espor que no son capaces de hacerse entender ni presentar debidamente sus proyectos alternativos y es donde deben reflexionar y no frenar a los demás.
    Por ultimo, es necesario ser solidario con las personas que tratan de sumarse a iniciativas como estas y que puedan crecer junto a todas-os nosotros-as enseñándoles el camino y no creándoles un campo minado…

  4. Manu Horta Sud

    ¡Qué fácil es criticar y que difícil moverse! Criticáis a cualquiera que está andando para avanzar, simplemente porque no os gusta la manera y la velocidad a la que anda, eso es terriblemente dogmático. Enric Durán no es precisamente un dictador, todo lo contrario, es una persona muy activa que ha despertado a mucha gente.
    No hagamos el ridículo como en la peli La Vida de Brian, donde los grupos anti-imperialistas se odian mucho más entre ellos que a los propios romanos.
    Cuando empecéis a andar ya compararemos nuestros movimientos y nos intercambiaremos ideas para enriquecernos mutuamente, mientras tanto, por favor, no pretendáis ponernos palos en las ruedas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s